CONTROL DE PESO DIABETES TIPO 2 NEUROLOGÍA SALUD

UN ICTUS LE PUEDE OCURRIR A CUALQUIERA EN CUALQUIER MOMENTO

ictus diabetes
Diane Kress
Escrito por Diane Kress

¿Estás en riesgo? ¿Conoces las señales, los síntomas, el método SHL y como puedes prevenirlo?

Casi todo el mundo conoce a alguien que ha sufrido un ictus. Esta es la tercera causa de muerte en los Estados Unidos y la primera causa de incapacidad severa y de larga duración. La mayoría de las personas que han sufrido un ataque cerebral son mayores de 65 años pero 25 % de tales ataques ocurren antes de los 65; aún los niños pueden sufrir ictus.

Las muertes por ictus son más numerosas en los habitantes norteamericanos descendientes de los africanos, en comparación con los blancos caucásicos, aún a edades más jóvenes. La hipertensión es el factor de riesgo más importante y en los fumadores el riesgo de sufrir un ictus es el doble que en los no fumadores. En el caso de las personas con diabetes Tipo 2, el riesgo de un ataque cerebral es de 2-4 veces mayor que en una persona promedio.

Tipos de ictus:

Un ictus ocurre cuando el flujo sanguíneo, a cualquier parte del cerebro, se interrumpe de repente. La falta de sangre (y oxigeno) daña o destruye el tejido cerebral.

La mayoría de los ictus ocurren cuando un coágulo sanguíneo bloquea un vaso sanguíneo en el cuello o en el cerebro (ictus isquémico). La zona después del coágulo no recibe el flujo de sangre normal, mientras que la zona antes del coágulo acumula un exceso de sangre (que normalmente fluye en la dirección de la corriente sanguínea) que aumenta la presión. El área después del coágulo no recibe oxigeno y nutrientes.

Aproximadamente el 13 % de los ictus son hemorrágicos y son consecuencia del debilitamiento de los vasos sanguíneos que se rompen y causan hemorragias en el tejido cerebral adyacente. En ambos casos, isquémico o hemorrágicos, el resultado neto es la falta de flujo sanguíneo al cerebro y un aumento de la presión en el tejido cerebral.

¿Todos los ictus causan parálisis?

Las consecuencias de un ictus dependerá de la región del cerebro afectada y lo extenso de la lesión. Ictus pequeños pueden causar problemas como debilidad en un brazo o una pierna. Ictus de mayor tamaño pueden causar parálisis y hasta la muerte. Dependiendo de la localización y lo extenso del daño cerebral y del bloqueo del flujo de sangre, las consecuencias pueden variar. Estas pueden incluir: pérdida de movimiento, dificultad para mover los brazos o las piernas, pérdida de sensibilidad, incontinencia urinaria o problemas de la vejiga, pérdida del habla, dificultad para hablar, pérdida de la memoria, cambios emocionales, depresión, incapacidad para mover los dedos y falta de destreza motora fina.

¿Cuáles son los factores de riesgo de desarrollar un ictus?

Aunque todo el mundo puede sufrir un ictus, los siguientes factores aumentarán el riesgo:

  • La prediabetes o diabetes.
  • Diabetes Tipo 2 pobremente controlada.
  • Ser mayor de 55 años.
  • Ser del sexo masculino.
  • Ser descendiente africano, mexicano, asiático o de las islas del pacifico.
  • Historia médica previa de haber sufrido un ictus transitorio (IT) o mini ictus.
  • Historia médica familiar de ictus o IT.
  • Enfermedades cardíacas.
  • Hipertensión.
  • Sobrepeso u obesidad.
  • Falta de ejercicio.
  • Fumar.
  • Altos niveles de homocisteína en sangre.
  • Triglicéridos y LDLc elevados.
  • Uso de píldoras para el control de embarazos y terapia de hormonas de reemplazo.
  • Consumo de cocaína.
  • Depresión.

A mayor número de factores de riesgo, mayor probabilidad de ictus.

Una hombre negro de 60 años, que no hace ejercicio, que fuma un paquete de cigarrillos al día, pesa 100 kg y mide 1,7 m, tiene hipertensión y glicemia y las LDLc elevadas, es un candidato número uno a sufrir un ictus.

Una mujer blanca de 30 años, que hace ejercicio regularmente, no fuma, no usa píldoras anticonceptivas, de 1,6 m de estatura y pesa 70 kg; no tiene historia de azúcar elevada, de hipertensión y colesterol y triglicéridos normales, tendrá un riesgo muy bajo de padecer un ictus.

¿Cuáles son las señales de alarma de un ictus?

Es importante reconocer cuando una persona está teniendo un ictus ya que el tiempo transcurrido para ser tratado tiene un gran impacto en los resultados posteriores. Los signos incluyen:

  • Debilidad o adormecimiento de un lado del cuerpo.
  • Pérdida del control de un lado del cuerpo.
  • Dificultad para caminar.
  • Pérdida del balance.
  • Pérdida de la coordinación.
  • Dificultad para hablar o pérdida completa del habla.
  • Dificultad para tragar.
  • Hablar incoherente.
  • Confusión súbita.
  • Pérdida repentina de la comprensión.
  • Problemas con la visión.
  • Fuertes dolores de cabeza.
  • Visión borrosa, doble visión o pérdida de esta.

¿Cómo se diagnostica un ictus?

Si crees que alguien esta sufriendo un ictus, llama inmediatamente a Emergencias o traslada a esa persona al hospital, con urgencia. El tiempo es crucial para prevenir las consecuencias posteriores. Mientras más rápido reciba tratamiento mejor es el pronóstico.

Una vez en el hospital, el diagnóstico será realizado con base en los resultados de varios criterios: evaluación física, ultrasonido de la arteria carótida, arteriografía, tomografía, RMN, ecocardiograma y movimiento ocular.

¿Cómo se trata un ictus?

Como mencionamos anteriormente, existen dos tipos de ictus, el isquémico que involucra un bloqueo de un vaso sanguíneo en el cerebro y el hemorrágico que involucra una hemorragia en el cerebro.

El objetivo de tratar un ictus isquémico es restablecer el flujo sanguíneo al cerebro. Se utilizan drogas que disuelven el coágulo tales como la heparina, la aspirina o drogas activadores del plasminógeno que se utilizan dentro de las primeras 3 horas de haber sufrido el ataque. Después de este periodo no deben utilizarse ya que pueden interferir con el proceso de curación. Si es posible, se utilizan procedimientos para ensanchar o despejar el vaso sanguíneo. En el caso de un ictus hemorrágico, que involucra la ruptura de un vaso sanguíneo, se recurre a la cirugía para corregir la situación.

¿Qué sucede después que el ictus es tratado?

Las consecuencias a largo plazo de un ictus dependerá del área del cerebro afectada y de la extensión de tejido cerebral dañado. La mayoría de los pacientes requerirán rehabilitación que incluye terapia de conversación, terapia física, sicológica y educación familiar.

Dado que el porcentaje de la población con diabetes aumenta, el número de casos de ictus también aumenta. Aquellos con diabetes tienen de 2-4 veces más riesgo de padecer un ictus que una persona con diabetes. En la medida en que conozcas más acerca de las causas, los síntomas, las formas de prevenirlo y el recibir tratamiento con urgencia, mejor será el resultado.

Apréndete el método SHL para reconocer un ictus y enseñar a los demás.

El SHL puede hacer la diferencia entre tener unas consecuencias mayores o menores del ictus a largo plazo, incluyendo la muerte.

A veces los síntomas de un ictus son difíciles de identificar. Infortunadamente, la falta de alerta puede ser desastrosa ya que el paciente de ictus puede sufrir un severo daño cerebral cuando las personas que están a su alrededor no reconocen los síntomas.

El método SHL incluye solicitar a la persona 4 actividades sencillas que comienzan con las letras S, H y L.

S: Sonreír. pedirle a la persona que sonría. ¿Es una sonrisa normal? ¿Puede sonreír? Pedirle que saque la lengua. Si la lengua se le va hacia un lado, puede tratarse de un ictus.

H: Hablar. Pedirle a la persona que hable y repita una oración sencilla, por ejemplo: me gustan las patatas.

L: Levantar los brazos.

Si la persona tiene problemas para realizar cualquiera de estas tareas, llama inmediatamente a Emergencias y descríbale los signos.

¿Qué medidas se pueden tomar para reducir el riesgo de un ictus?

  1. Aumentar la actividad fí Especialmente las actividades aeróbicas como caminar, nadar, montar bicicleta, bailar, hacer jardinería y tomar clases de aeróbicos).
  2. Enfócate en los ejercicios aeró Realiza un mínimo de 30 minutos diarios por al menos 5 días a la semana. Los 30 minutos de ejercicios pueden ser realizados en varios periodos cortos durante el día.
  3. Pierde peso en la forma correcta. Reduce la grasa en la zona media siguiendo un programa basado en un Índice Glicémico bajo / baja carga glicémica como la Dieta Milagrosa o el Metabolismo Milagroso. Una dieta más baja en carbohidratos elimina las harinas blancas, el azúcar refinada y el exceso de sodio, enfocándose en cantidades saludables de cereales integrales, frutas frescas, proteína magra, grasas saludables, fibra y muchos vegetales neutros apropiados para bajar la presión sanguínea, el colesterol, los triglicéridos, el azúcar en la sangre y el exceso de grasa abdominal.
  4. Normaliza la glucosa en sangre (utilíza dieta, ejercicios y medicamentos, si es necesario).
  5. Normaliza las LDLc y los trigliceridos (utilíza dieta, ejercicios y medicamentos, si es necesario).
  6. Los suplementos de vitaminas B (como el complejo B) puede prevenir el ictus. Puedes tomar un multivitamínico en una comida y una pastilla de complejo B en otra.
  7. Cómete un tomate al dí El licopeno no solamente es bueno para la vista sino también para prevenir el ictus.
  8. Reduce el consumo de alcohol.
  9. No fumes.
  10. Consumo de cafeí Consulta con tu Doctor acerca del consumo de cafeína basado en tu condición personal de salud. Estudios recientes indican que una taza de café al día puede reducir el riesgo de ictus.
  11. Procura no utilizar píldoras para controlar el embarazo.
  12. Busca tratamiento para la depresió

¿Te gusta el trabajo de Diane Kress? Pincha alguno de estos enlaces para ver sus libros y obtener apoyo adicional.

The Metabolism Miracle:

The Metabolism Miracle Cookbook:

The Metabolism Miracle Update: (Brand new!)

The Diabetes Miracle:

The Interactive Support Group for Followers of The Metabolism Miracle and The Diabetes Miracle: www.Miracle-Ville.com

comentarios

Sobre el autor

Diane Kress

Diane Kress

Autora destacada del New York Times “Bestseller”, Diane Kress, nutricionista y educadora experta en diabetes, tiene mas de 30 años de experiencia en reducción de peso, síndrome metabólico y diabetes tipo 2. Actualmente es dueña y directora de un instituto privado de nutrición “The Nutrition Center of Morristown” en Florida.

Deja un comentario