DIABETES TIPO 2 EMOCIONES ESTILO DE VIDA SALUD SALUD DIGESTIVA

LA PERSONA QUE TIENE DIABETES Y LA QUE NO LA TIENE

diabetes cuidador salud
Dra. Maritza Bendayan

En el Manejo de la Diabetes, hay un personaje que a menudo pasa desapercibido. Se trata de la persona que asiste o ayuda al individuo en su tratamiento y, en general, en sus cuidados. Ese olvido es un tanto injusto, ya que esa persona debe mostrar entereza, fortaleza de espíritu y acompañar a la persona diagnosticada, aunque se sienta triste y abatida también. Y, el apoyo social inadecuado puede ser tan peligroso como la falta de ejercicio, tensión alta, obesidad, o el nivel de colesterol elevado.

Veamos algunas consideraciones al respecto:

Esa persona debe comenzar por aprender que es la Diabetes, y que los tipos 1 y 2 son diferentes, y no pueden ser tratados como si fueran lo mismo.

Debe entender qué es la Insulina y por qué es importante para la sobrevivencia del individuo. La comprensión del metabolismo básico de la insulina le facilitará entender lo ventajoso que son los carbohidratos complejos para el paciente. También estará mejor capacitado para ayudarlo a determinar cuanta insulina necesita para prevenir una hipoglicemia o hiperglicemia. Debe aprender a inyectarla, ya que esa práctica es de mucha utilidad sobre todo en los recién diagnosticados con diabetes Tipo 1, que requieren calma y paciencia hasta que poco a poco aprenden a inyectarse por sí mismos.

Debe concientizar y apreciar que manejar la diabetes es un trabajo arduo y a tiempo completo, que la gente que la tiene no la solicitó, no la quiere y no puede renunciar a ella. Involucra pensar en qué, cuándo y cuánto comer, mientras equilibra el ejercicio, la medicación, el estrés, el monitoreo de la glucosa en sangre y mucho más.

Debe saber que no deben tratar de tranquilizarlos diciéndole frases como: “Pudo haber sido peor…pudiste haber tenido cáncer”. Eso no hará que la persona con diabetes se sienta mejor. Y el mensaje implícito es que la Diabetes no es gran cosa….sabiendo que sí lo es.

Debe animarlos, alentarlos y preguntarles en que pueden ser útiles. A medida que la persona trabaja duro para manejar la diabetes exitosamente, sólo saber que a ustedes les importa, puede ser muy útil y motivante. Pero pregunte antes, no se imponga.

Puede ofrecerse a hacer también, los cambios necesarios en su estilo de vida. No tener que estar solo en los esfuerzos por cambiar la forma de comer, o de comenzar un programa de ejercicios, puede ser poderoso.

Aunque es importante prestar atención a esas necesidades extras de la persona con diabetes, a fin de que se sienta bien y cómodo, el asistente debe reservar un tiempo para sí mismo, de manera que no se sienta abrumado por las responsabilidades y las tareas que tiene que asumir con el paciente.

Ser asistente voluntario para alguien que tiene diabetes puede ser un Reto pero también es muy Gratificante.

Si el asistente o el familiar se siente bien, los demás también lo estarán.

comentarios

Sobre el autor

Dra. Maritza Bendayan

Dra. Maritza Bendayan

Maritza es psicólogo clínico con especialidad en Medicina Conductual. Posee más de 30 años de experiencia, como parte de equipos interdisciplinarios en Endocrinología y Diabetes, Endocrino-pediatría, y Neuropediatría.

Deja un comentario